martes, 8 de febrero de 2011

Vaqueros de Leningrado


Alocados, excéntricos, de tupés infinitos y puntiagudas botas. Así son los Leningrad Cowboys. En 1989 surgirían de la invención del director finés Aki Kaurismäki que los haría protagonistas de “Leningrad Cowboys go America”, una disparatada comedia donde se desliza una sutil crítica al modo de vida y los valores que encarna Norteamérica.

La película es un road movie que narra las peripecias de un grupo emigrando a la conquista de América. En su viaje no les faltará de nada: un manager que se aprovecha de ellos y les hace pasar hambre mientras le da comida a un perro, un bajista muerto viajando con ellos o un paleto aspirante a unirse a la banda.

 


Tras el film continuó vivo el grupo, volviendo a grabar dos veces más con el director, y todavía hoy siguen en activo. Entre sus actuaciones destaca un espectáculo interpretado en ciudades como Berlín o Helsinki compartiendo escenario con el Coro del Ejercito Rojo; una alegoría de la guerra fría donde se mezcla frikismo y nostalgia, encarnando Leningrad Cowboys la sociedad capitalista y el Coro del Ejercito Rojo la soviética.