martes, 8 de marzo de 2011

Turismo de guerra

Durante estos días, fuerzas de la OTAN se encuentran desplegadas frente a las costas de la Región de Murcia y Andalucía para realizar uno de los mayores ejercicios de entrenamiento en la historia de esta alianza militar imperialista. En el litoral mediterráneo se sitúan, además de una veintena de buques de guerra, cerca de 5000 marines a bordo de las embarcaciones.

El puerto de Cartagena albergó a finales de febrero a parte de esta flota, antes de que comenzasen las maniobras, lo que ha sido aprovechado para promocionar un tipo de turismo que debería plantearnos numerosas dudas: el turismo de guerra.

Porque no nos llevemos a engaño, tras la fachada de una inyección económica para la hostelería de la ciudad gracias a esta movilización de mercenarios de la muerte (¿cuántas personas habrán muerto a manos de los marines que estuvieron por Cartagena o por la artillería de los buques atracados en el puerto?) se esconde otra realidad: que nuestra región es una base estratégica para que tanto la OTAN como Estados Unidos realice algún tipo de intervención militar en cualquier país.

Merece la pena preguntarnos si los supuestos beneficios que para la región puede traer una operación de este tipo son tales o si, por el contrario, se deberían invertir más recursos en sectores civiles que trabajen por la paz y los derechos humanos o en la promoción de un nuevo tipo de turismo para una ciudad emblemática como Cartagena.

Estas maniobras se realizan para supuestamente preparar a la fuerza naval de la OTAN ante una eventual crisis que se pueda producir y coinciden en el tiempo con una reubicación por parte de los Estados Unidos de sus tropas en el mediterráneo y el norte de África como antesala a una probable invasión de Líbia. La Ministra de Defensa del gobierno de Zapatero, Carmen Chacón, ha sido una de las primeras voces en decantarse a favor de una intervención militar de la OTAN, contra el criterio de algunos de sus socios europeos. Y es que ya sabemos que el petróleo es el petróleo y el amigo yankee es el que manda en estos casos.


A pesar de que el gobierno español dijo reducir un 7% el presupuesto de defensa para 2011, situándolo en cerca de 9000 millones de €; la ONG Justicia i Pau presentó en enero un informe donde señalaba que teniendo en cuenta que hay partidas militares repartidas por otros ministerios, el gasto militar español es bastante más elevado y sobrepasa los 17000 millones de euros. Según la ONG, el presupuesto de defensa aumenta cada año entre 10 y 15 puntos porcentuales. Del presupuesto de defensa de 2010, 800 millones de € se destinaron directamente a la guerra, de ellos 465 fueron a financiar la intervención en Afganistán, donde España ha gastado ya más de 2000 millones.

Si por algo están destacando los siete años de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y su partido es por la traición a sus compromisos políticos y electorales. En este caso el PSOE demuestra su forma de actuar ante los movimientos sociales y ciudadanos, de los que se aprovechó con la movilización ciudadana contra la guerra de Irak con los que compartía la pancarta de “no más guerras por petróleo”, para más tarde darles la espalda aumentando nuestra presencia en Afganistán y estrechando aún más los lazos con la OTAN y el gobierno norteamericano.

1 comentario:

  1. Fuera de Cuba fuera de Argentina….
    fuera los yankis de América latina.
    Fuera de Rota, fuera de Morón fuera los Yankis del estado español!

    ResponderEliminar